Desafíos de los comercios PyME ante una nueva crisis

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Que la crisis económica incidió en el nivel de consumo no hay ninguna duda: según un indicador de ventas minoristas de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la caída interanual de agosto fue del 18,6 por ciento y acumuló un descenso en ocho meses del 12,5 por ciento. En este sentido, los comercios de la Ciudad tienen que rebuscárselas y replantear sus estrategias para evitar una caída aun mayor. ¿Qué elementos entran en consideración? ¿Cómo influye la integración entre los diferentes negocios?

“La Ciudad se mantiene con el comercio ya que el 60 por ciento de los aportes impositivos de Ingresos Brutos lo realiza este sector: es fundamental que los comerciantes como una clase económica, política y social se ubiquen en un lugar que ni ellos mismos se creen”, explicó en diálogo con Frecuencia Zero Rubén Molaro, director académico del Centro de Estudios Comunales de la Ciudad de Buenos Aires (CECOMBA).

Es que, para el especialista, los referentes del sector deberían tener mayor participación en la implementación de políticas que pudieran reactivar el consumo. “Hay que llamar a los actores para discutir las políticas ya que saben cuáles son las demandas específicas, hace semanas que se pide la emergencia PYME y no se habla al respecto”, sintentizó Molaro, advirtiendo que ya cerraron en los últimos años 10 mil comercios y que “negocio que cierra no vuelve a abrir”.

Para afrontar el panorama adverso, el también Coordinador de Centros Comerciales a Cielo Abierto de la Federación de Comercio de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), entendió que debería existir una combinación de criterios entre los comerciantes vecinos, a diferencia de lo que pasa en la actualidad que “se reproduce la idea de que el negocio de al lado es una competencia”.

“Juntos logran generar un flujo de gente que circule por la avenida: esa la clave del nuevo comercio”, finalizó Molaro, haciendo hincapié en la necesidad de orientar las políticas económicas a incentivar nuevamente el mercado interno.

+ Notas